Desastre ambiental en Brasil por parte de la minería

La actividad minera representa una de las formas más dañinas y contaminantes para un ecosistema, ya que implica la modificación abrupta del medio.

Desviando corrientes importantes de agua o utilizando químicos abrasivos que pueden contaminar miles de litros del vital líquido, afectando la fauna local e incluso la salud de las poblaciones aledañas.

Por otro lado, surge la importante probabilidad de accidentes y desastres, producto de construir represas improvisadas en el proceso de control de las corrientes de agua dulce en los bosques, en algunas ocasiones estas ceden produciendo grandes daños.

Destrucción por accidentes mineros 

Es el caso de Brasil, donde se han producido una serie de eventos destructivos producto de la minería, si bien las autoridades competentes tratan de tomar la mejor acción posible, el daño ocasionado muchas veces es irreversible.

La tragedia de Mariana 

Uno de los casos más graves sucedió en el año 2015, cuando una represa ubicada en una zona cercana al río Doce, la cual contiene más de 60 millones de metros cúbicos en residuos minerales arrasa con el mismo, afectando gran cantidad de poblaciones indígenas y brasileños que ocupaban la zona.

Este desastre cambió para siempre la vida de de los pueblos aledaños, especialmente del pueblo indígena Krenak, ya que este depende vitalmente del río Doce.

El derrame arrasó con el pueblo, dejando 19 muertos y la importante destrucción de 660 kilómetros de ecosistema que rodean el rio Doce, dejando solo destrucción a su paso y una depresión económica grave que hasta el dia de hoy ha afectado a la población.

Daño irreversible por parte de los desastres mineros

A varios años de sufrir este accidente minero, muchas familias no han recibido la indemnización apropiada, quedando en un estado vulnerable, el líder indígena Krenak, un señor mayor de 66 años de edad, asegura poder visualizar desde la ventana de su casa aún restos de desechos tóxicos producto del dique Samarco. 

El dique que colapsó ese fatídico día se llamaba Fundao, el cual estaba bajo la tutela de la empresa minera brasileña vale, en coordinación con una multinacional australiana llamada BHP Billiton.

Pérdidas importantes de patrimonio natural y personal de los pueblos

Se asegura que las personas que no sufrieron la muerte luego del desastre,perdieron todo su patrimonio, arrasado por millones de metros cúbicos de residuos tóxicos producto de la minería, contaminando en su totalidad el rio Doce y paralizando la economía totalmente de los pueblos Bento Rodrigues, Paracatu de Baixo y Gesteira. 

Desastre ambiental en Brasil por parte de la minería

Impacto en el estilo de vida de algunos pueblos indígenas

El pueblo Krenak, adoraba el rio Doce, organizando cantos e interactuando con el río, este era su fuente de vida, luego del desastre su vida cambió para siempre.

Muchos de los sobrevivientes se vieron obligados a abandonar su tierra, otros se han tomado la iniciativa de tratar de demandar y hacer justicia, aunque para de hoy más de 4 años después de la tragedia no han recibido respuesta.

Casos como este son múltiples y las autoridades no encuentran responsables, hasta el día de hoy muchos afectados esperan justicia penal para varios ejecutivos.

Estos ejecutivos, han realizado de forma irresponsable autorizaciones prematuras, con la finalidad de acelerar la economía minera, trayendo como consecuencia el grave impacto negativo de este tipo de desastres.

La industria minera continúa sus actividades sin consecuencias 

Hoy en día, la industria minera en Brasil sigue en auge, continuando incluso su actividad minera en zonas donde han sucedido desastres anteriormente, sin embargo las empresas tratan de realizar procedimientos más exigentes de seguridad.

Cabe destacar que a pesar de que las empresas mejoren su forma de trabajo el daño ya está hecho, los daños ocasionados por desastres mineros son irreversibles para el ecosistema, matando y envenenando la fauna y los pueblos que tengan contacto con todo residuo minero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *